UNIDADES DE AUTONOMÍA

Elevadores

La necesidad de automatización en líneas de producción obliga, a veces, a ubicar los alimentadores de piezas a una altura considerable, a tener un nivel óptimo de piezas para poder trabajar en continuo y a tener una carga equilibrada, lo que implica utilizar unos elevadores de carga.

Consideraciones generales de los elevadores

Los elevadores de banda o de charnela metálica reciben las piezas a granel y las canalizan a la unidad de selección (alimentador vibratorio) que se abastece de ellas mediante descargas discretas gracias a un control de nivel instalado en la cuba, para posicionar las piezas.

En nuestras realizaciones, se utiliza mayoritariamente estos equipos para la función de autonomía del Sistema de Alimentación, como alternativa a la carga manual de piezas en los vibradores circulares y también para evitar sobrecargar el alimentador vibratorio, ya que obstaculizaría su correcto funcionamiento.

El elemento de transporte del elevador admite diversas opciones, que pueden ser una banda sintética o una charnela metálica, con trabas de arrastre o con receptáculos cerrados.

Por otro lado, el elemento motriz es un motor eléctrico que, asociado a un reductor, transmite las revoluciones deseadas al rodillo, tambor tractor o piñón de arrastre, que arrastra la banda o cadena de charnelas correspondiente, transportando sobre ella las piezas requeridas.

En cuanto a la longitud y la anchura del elevador, vienen definidas por la dimensión de las piezas a transportar y por las necesidades de nuestros clientes.

El chasis estándar es de acero inoxidable y sus anchuras o espacio útil de trabajo pueden oscilar entre 250 mm y 550 mm. Su longitud y su inclinación dependerán de la altura de descarga solicitada y del espacio disponible. Así mismo, el diámetro del tambor tractor estándar es de 90 mm y los piñones o engranajes de arrastre pueden oscilar entre 120 y 150 mm según la cadena o charnela que se usará.

Tanto la banda como la cadena de charnelas disponen de trabas o perfiles soldados para el arrastre de las piezas sobre el plano inclinado que conforma el elevador.

Disponemos de varios modelos de elevadores con inclinación sobre un plano vertical u horizontal. La versión más operativa, así como el ángulo de elevación y la capacidad de la tolva, se definen en función de la problemática de la pieza, los requerimientos de la aplicación y el espacio disponible.

Con el uso de los elevadores se pueden cumplir los requerimientos de ergonomía en los procesos productivos ya que la altura del elemento tolva no puede sobrepasar los límites de 900/1000 mm, para la reposición de piezas en la misma.

Para las aplicaciones de la industria alimentaria, los laboratorios farmacéuticos o el material clínico, se pueden adoptar soluciones con materiales que cumplan con las normativas FDA, usando, por ejemplo, aluminio anodizado o acero inoxidable.

Fabricamos elevadores con diseños especiales que permiten un fácil desplazamiento mediante el uso de ruedas y patas regulables en altura para adaptarse a los requerimientos de producción.

Los elevadores TAD ofrecen fiabilidad, calidad y rentabilidad, con una vida útil casi ilimitada.

elevadoras
elevadores

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar