SISTEMAS

DE ALIMENTACIÓN

Un sistema de alimentación selecciona, orienta y posiciona las piezas para facilitar y posibilitar su posterior manipulación y montaje. Los sistemas vibratorios o sistemas de alimentación reciben las piezas a granel, las ubican en la posición necesaria y las suministran al siguiente paso del proceso productivo a la frecuencia y cadencia necesaria para el buen funcionamiento del mismo.

Las partes de un sistema de alimentación

La alimentación dinámica contempla toda la exigencia derivada de manipular piezas desde su disposición a granel hasta su entrega posicionada, una tras otra, a su procesamiento en automático.
Este proceso resulta de la combinación de varias técnicas específicas:
1) La de la fuerza motriz en que se basan los equipos utilizados, para imprimir a las piezas una trayectoria de avance.
2) La de selección-posicionamiento-rechazo de las piezas en su trayectoria de avance, con vistas a asegurar un flujo final de éstas, siempre en igual posición.
3) La inherente al transporte de las piezas, es decir, a la configuración y tratamiento de las superficies de deslizamiento por donde deben avanzar las piezas, en base a su geometría, a sus exigencias de asepsia, etc., y a sus ulteriores prestaciones de imagen.
4) La de la interrelación de equipos complementarios entre sí para obtener sistemas autónomos de alimentación automática a máquinas o líneas de proceso, que constan básicamente de una Unidad de Selección, una Unidad de Autonomía y una Unidad de Enlace-Pulmón.

Un sistema de alimentación es la interrelación de dos o más unidades funcionales que configuran un conjunto homogéneo susceptible de admitir todos los recursos físicos y secuenciales disponibles. Selecciona, orienta y posiciona las piezas para posibilitar su posterior manipulación y montaje. El alimentador vibratorio recibe las piezas a granel procedentes de un depósito o contenedor (unidad de autonomía), las ubica en la posición necesaria y las suministra a una unidad de enlace pulmón hasta a la estación de recepción de una máquina.

La decisión de automatizar

Se definen dos tipos de sistemas de alimentación:

El sistema básico que consta de una unidad de posicionamiento (alimentador vibratorio) y una unidad de enlace pulmón (vibrador lineal) montadas en una placa o mesa soporte. Se trata de un sistema de alimentación idóneo a efectos de implantación (función enlace), y que permite promediar variaciones estadísticas de cadencia (función pulmón).
Los sistemas básicos permiten, además, introducir controles adicionales, para evitar presiones excesivas, reducir ruido, desgastes de los equipos, tratamiento inadecuado de las piezas, microparos de la máquina, etc..
El sistema completo que consta de tres equipos: la unidad de autonomía, la unidad de posicionamiento y la unidad de enlace pulmón interrelacionados en una placa o mesa soporte. Con las distintas combinaciones, es la fórmula idónea para dar respuesta a todo tipo de exigencias.

Los sistemas de alimentación TAD están en la vanguardia en cuanto a selección, orientación y posicionamiento de piezas, ofreciendo un alto grado de calidad y fiabilidad para todos los sectores (farmacéutico y sanitario, cosmética, electrónica, automoción, cerrajería, juguetería, alimentación y bebidas) y procesos vibrantes industriales (mecanización, ensamblaje de conjuntos, colocación de insertos en inyección de plásticos, soldadura, envasado y packaging, troquelado, impresión, mecanización, remachado).

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar